Minerales


Vendemos minerales de grado alimenticio a molineros de piensos y premezcladores


Resco está en continuo crecimiento y como resultado de ello nos hemos asociado recientemente con un líder mundial en minerales consumibles, con el fin de llevar sus productos al mercado de la alimentación animal. Se ha demostrado que complementar la alimentación animal con minerales es beneficioso en muchos sentidos. Por lo tanto, los oligoelementos de Resco tienen los más altos estándares, asegurando la calidad de sus productos. Por lo tanto, buscamos entregar nuestros minerales a molineros de piensos y premezcladores que proporcionen esos productos de calidad. 


Si está interesado en una oferta o desea más información, póngase en contacto con nosotros aquí.

minerales de grado alimenticio


Cobalto


Carbonato de cobalto de grado alimenticio 46% 52%

Sulfato de cobalto heptahidratado calidad ACF 21 %

Sulfato de cobalto monohidratado 33%

cobalto para alimentación animal

El cobalto interviene en el desarrollo de la vitamina B12 y es un oligoelemento esencial para los rumiantes, que pueden sintetizar la vitamina B12 (NRC, 1980 y 1989). Además, el cobalto puede aumentar la digestión de la fibra de los forrajes de baja calidad (López-Guisa y Satter, 1992; Zelenak et al., 1992). La deficiencia puede reducir la fertilidad, disminuir la tasa de concepción y causar un mal acondicionamiento general del ternero (Puls, 1994). FEEDAP (2009 y 2012) concluye que "la posible suplementación de cobalto a las dietas para rumiantes (...) debe mantenerse."


Yodo


Yodato de calcio anhidro de grado alimenticio 63%

Yodato de calcio monohidratado de grado alimenticio 62%

Yoduro de potasio estabilizado de grado alimenticio 69%

EDDI

Yodo para alimentación animal

Se sabe que el yodo es un factor importante en el metabolismo energético de las células, en el crecimiento y en el desarrollo del cerebro en los animales (Mc Dowell, 2003; Underwood y Suttle, 2001). Además, influye en el desarrollo del feto (Puls, 1994) y en la tasa de concepción (Yasothai, 2014). La administración de suplementos de yodo a los animales productores de alimentos, como las aves de corral (Čepulienė et al., 2008), también desempeña un papel importante en la lucha contra la deficiencia de yodo en los seres humanos (Flachowsky, 2007).



Selenio


Selenito de sodio de grado alimenticio 45%


Selenio para alimentación animal

La suplementación con selenio mejora la tasa de concepción (McClure et al., 1986) y reduce la incidencia de retención de placenta, mastitis, metritis (Puls, 1994) y enfermedad del músculo blanco (Gerloff, 1992). Además, también se sabe que la deficiencia de selenio provoca abortos, pérdidas fetales embrionarias, mala fertilidad y terneros más débiles en general (Yasothai, 2014). El selenio en combinación con la vitamina E redujo las pérdidas por muerte de terneros y aumentó ligeramente su peso (Spears et al., 1986; Gerloff, 1992). En las ovejas es muy probable que se produzcan mejoras en el crecimiento y la fertilidad (Wichtel, 1999). En el caso de las aves de corral, Surai (2002) concluye que "la suplementación adecuada con selenio se considera un factor crucial para mantener las elevadas características productivas y reproductivas de las aves comerciales". Además, Surai y Fisinin (2014) indican el importante papel del selenio en la fertilidad de los reproductores y en la mejora de la incubabilidad a través de la reducción del estrés oxidativo. Por último, en una revisión de 2015, Habibian (et al.) constata que la suplementación con selenio tiene numerosos efectos positivos en las aves de corral sometidas a estrés térmico.

Zinc


Oxido de zinc de grado alimenticio 72% 75% 78%

Zinc para alimentaciòn animal

El zinc es un nutriente esencial para los animales que participa en muchas reacciones bioquímicas. Esto significa que la deficiencia de zinc tiene varios efectos negativos, como la reducción del crecimiento y una mayor susceptibilidad a las infecciones (Miller, 1970). Perry (et al., 1968) descubrió que la administración de suplementos de zinc produce un aumento de la ganancia diaria en el ganado vacuno de engorde. También en las aves de corral el zinc tiene numerosos efectos importantes, entre otros, en la antioxidación, la producción y los problemas relacionados con el estrés (Naz et al., 2016). Una revisión de 2009 (Sahin et al.) concluye que el zinc en la dieta de las aves de corral es necesario para una función inmune normal y un desarrollo y mantenimiento adecuados del esqueleto. Mientras que Abd El-Hack (et al.) también describe el efecto de la mejora de la fertilidad, el emplume y el apetito en su revisión de 2017.


Cobre


Sulfato de cobre de grado alimenticio 24%


Cobre para alimentación animal

La deficiencia de cobre en el ganado vacuno se relaciona sobre todo con problemas reproductivos, como la muerte embrionaria temprana (Miller et al., 1988), el aumento de las posibilidades de retención de placenta (O' Dell, 1990) y el retraso o la depresión del celo (McChowell y Hall, 1970). Además, Engle y Spears (2000) demostraron que la suplementación con cobre en el ganado vacuno disminuye el colesterol y altera la composición de los ácidos grasos, ambos con posibles beneficios para la salud de los seres humanos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la intoxicación por cobre en el ganado como efecto de la suplementación para combatir una deficiencia es cada vez más frecuente. Por ello, es crucial medir adecuadamente la suplementación (López-Alonso y Miranda, 2020). Al igual que en el ganado vacuno, se encontró una menor concentración de colesterol en la yema de los huevos de pollos suplementados con cobre (Balevi y Coskun, 2004) y en la carne (Samanta et al., 2011). El Cobre en la dieta también puede ser beneficioso para el rendimiento productivo de las aves de corral (Samanta et al., 2011).





Bibliografía


Abd El-Hack, M. E., Alagawany, M., Arif, M., Chaudhry, M. T., Emam, M., & Patra, A. (2017). Organic or inorganic zinc in poultry nutrition: a review. World’s Poultry Science Journal, 73(4), 904–915. https://doi.org/10.1017/s0043933917000769


Balevi, T., & Coskun, B. (2004). Effects of dietary copper on production and egg cholesterol content in laying hens. British Poultry Science, 45(4), 530–534. https://doi.org/10.1080/00071660412331286253


Čepulienė, R., Bobinienė, R., Sirvydis, V., Gudavičiūtė, D., Miškinienė, M., & Kepalienė, I. (2008). Effect of stable iodine preparation on the quality of poultry products. Veterinarija Ir Zootechnika, 42(64), 38–43. https://vetzoo.lsmuni.lt/data/vols/2008/42/pdf/cepuliene.pdf


Engle, T. E., & Spears, J. W. (2000). Dietary copper effects on lipid metabolism, performance, and ruminal fermentation in finishing steers. Journal of Animal Science, 78(9), 2452. https://doi.org/10.2527/2000.7892452x


FEEDAP. (2009). Scientific Opinion on the use of cobalt compounds as additives in animal nutrition. EFSA Journal, 7(12), 1383. https://doi.org/10.2903/j.efsa.2009.1383


Flachowsky, G. (2007). Iodine in animal nutrition and Iodine transfer from feed into food of animal origin. Lohmann Information, 42(2), 47–59. http://www.lohmann-information.com/content/l_i_42_2007-10_artikel11.pdf


Gerloff, B. J. (1992). Effect of selenium supplementation on dairy cattle. Journal of Animal Science, 70(12), 3934–3940. https://doi.org/10.2527/1992.70123934x


Habibian, M., Sadeghi, G., Ghazi, S., & Moeini, M. M. (2015). Selenium as a feed supplement for Heat-Stressed poultry: A review. Biological Trace Element Research, 165(2), 183–193. https://doi.org/10.1007/s12011-015-0275-x


López-Alonso, M., & Miranda, M. (2020). Copper supplementation, a challenge in cattle. Animals, 10(10), 1890. https://doi.org/10.3390/ani10101890


Lopez-Guisa, J. M., & Satter, L. D. (1992). Effect of Copper and Cobalt Addition on Digestion and Growth in Heifers Fed Diets Containing Alfalfa Silage or Corn Crop Residues. Journal of Dairy Science, 75(1), 247–256. https://www.journalofdairyscience.org/article/S0022-0302(92)77759-5/pdf


McChowell, J. M., & Hall, G. A. (1970). Infertility associated with experimental copper deficiency in cattle, sheep, guinea pigs and rats. In Trace element metabolism in animals (C. F. Mills ed., pp. 106–109). ed. E. S. Livingstone, Edinburg.


McClure, T. J., Eamens, G. J., & Healy, P. J. (1986). Improved fertility in dairy cows after treatment with selenium pellets. Australian Veterinary Journal, 63(5), 144–146. https://doi.org/10.1111/j.1751-0813.1986.tb02952.x


McDowell, L. R. (2003). Minerals in Animal and Human Nutrition. Elsevier Health Sciences.


Miller, J. K., Ramsey, N., & Madsen, F. C. (1988). . In The ruminant animal: Digestive physiology and nutrition (Church D C ed., pp. 342–400). Englewood Cliffs (N.J.): Prentice-Hall.


Miller, W. J. (1970). Zinc nutrition of cattle: A review. Journal of Dairy Science, 53(8), 1123–1135. https://doi.org/10.3168/jds.s0022-0302(70)86355-x


National Research Council. (1980). Mineral tolerance of animals. National Academy of Sciences.


National Research Council. (1989). Nutrient requirements of dairy cattle (Vol. 6). National Academy Press.


Naz, S., Idris, M., Khalique, M. A., Zia-Ur-Rahman, Alhidary, I. A., Abdelrahman, M. M., Khan, R. U., Chand, N., Farooq, U., & Ahmad, S. (2016). The activity and use of zinc in poultry diets. World’s Poultry Science Journal, 72(1), 159–167. https://doi.org/10.1017/s0043933915002755


O’Dell, L. (1990). . In Present Knowledge in Nutrition (M L Brown ed., pp. 261–267). International Life Sciences Institute-Nutrition Foundation.


Perry, T. W., Beeson, W. M., Smith, W. H., & Mohler, M. T. (1968). Value of zinc supplementation of natural rations for fattening beef cattle. Journal of Animal Science, 27(6), 1674. https://doi.org/10.2527/jas1968.2761674x


Puls, R. (1994). Mineral Levels in Animal Health, Diagnostic Data. Sherpa International.


Sahin, K., Sahin, N., Kucuk, O., Hayirli, A., & Prasad, A. S. (2009). Role of dietary zinc in heat-stressed poultry: A review. Poultry Science, 88(10), 2176–2183. https://doi.org/10.3382/ps.2008-00560


Samanta, B., Biswas, A., & Ghosh, P. R. (2011). Effects of dietary copper supplementation on production performance and plasma biochemical parameters in broiler chickens. British Poultry Science, 52(5), 573–577. https://doi.org/10.1080/00071668.2011.608649


Spears, J. W., Harvey, R. W., & Segerson, E. C. (1986). Effects of marginal selenium deficiency and winter protein supplementation on growth, reproduction and selenium status of beef cattle. Journal of Animal Science, 63(2), 586–594. https://doi.org/10.2527/jas1986.632586x


Surai, P. F. (2002). Selenium in poultry nutrition 1. Antioxidant properties, deficiency and toxicity. World’s Poultry Science Journal, 58(3), 333–347. https://doi.org/10.1079/wps20020026


Surai, P. F., & Fisinin, V. I. (2014). Selenium in poultry breeder nutrition: An update. Animal Feed Science and Technology, 191, 1–15. https://doi.org/10.1016/j.anifeedsci.2014.02.005


Underwood, E. J., & Suttle, N. F. (2001). The Mineral Nutrition of Livestock. CABI Pub.


Wichtel, J. J. (1998). A review of selenium deficiency in grazing ruminants part 1: New roles for selenium in ruminant metabolism. New Zealand Veterinary Journal, 46(2), 47–52. https://doi.org/10.1080/00480169.1998.36055


Yasothai, R. (2014). Importance of minerals on reproduction in dairy cattle. International Journal of Science, Environment and Technology, 3(6), 2051–2057. http://www.ijset.net/journal/446.pdf


Zeleňák, I., Plachá, I., Sviatko, P., Vendrák, T., Siroka, P., & Gyulai, F. (1992). The effect of copper and cobalt supplementation on the digestibility of fibrous feed in sheep. Vet Med (Prague), 37, 221–229. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/1641952/

Minerales

{{ popup_title }}

{{ popup_close_text }}

x